Quién soy

 

¡Hola, soy Sophia!

Coach, mentora y estratega de finanzas, emprendedora, esposa, y mamá de un niño maravilloso. Soy una mujer sensible, fiel, comprometida, con principios y valores bien definidos, perseverante e impaciente por alcanzar cada meta que me propongo.

Hace más de 3 años que apoyo a emprendedores apasionados (¡como tú!) en el proceso de organización de las finanzas de sus negocios, enseñándoles estrategias y herramientas prácticas para maximizar la rentabilidad de su emprendimiento y poder así vivir de lo que tanto aman.

Vengo de una familia luchadora y trabajadora. Mi madre, un modelo a seguir de paciencia y ética, me enseñó la importancia de la educación, de trabajar por tus sueños, de la honradez y del amor infinito de Dios. Y desde muy joven, gracias a ella, aprendí que un buen manejo de las finanzas significaba mayor independencia y libertad. Algo que siempre añoré.

Empecé a trabajar a los 18 años y nunca voy a olvidar cuando mi mamá decidió comprar un auto para que mi hermano y yo pudiéramos movilizarnos con facilidad. Lo que empezó como un gran regalo terminó siendo motivo de peleas y discusiones.

Mi hermano era el que me llevaba y buscaba al trabajo; y al poco tiempo de esta rutina comenzó a llegar cada vez más tarde, lo que me hacía enojar y provocaba muchas peleas. Mi mamá en el afán de acabar las discusiones, nos dijo que se quedaría el carro el que lo pudiese pagar.

La letra de aquel auto equivalía en su momento a más de la mitad de mi salario, pero yo era la única que trabajaba, así que el carro fue mío. Así tuve mi primera responsabilidad económica y descubrí que muchas veces el poder no está en la cantidad de dinero sino en el buen uso y administración que haces de él.

A los 19 años, mientras estudiaba 2do año de mi carrera de Ingeniería Industrial, nuevamente con ayuda de mi madre, hice mi primera inversión inmobiliaria. Compré un apartamento que renté por 7 años, cubriendo completamente el costo, y luego vendí con una ganancia de más del 45%.

Empecé a trabajar a los 18 años y nunca voy a olvidar cuando mi mamá decidió comprar un auto para que mi hermano y yo pudiéramos movilizarnos con facilidad. Lo que empezó como un gran regalo terminó siendo motivo de peleas y discusiones.

Mi hermano era el que me llevaba y buscaba al trabajo; y al poco tiempo de esta rutina comenzó a llegar cada vez más tarde, lo que me hacía enojar y provocaba muchas peleas. Mi mamá en el afán de acabar las discusiones, nos dijo que se quedaría el carro el que lo pudiese pagar.

La letra de aquel auto equivalía en su momento a más de la mitad de mi salario, pero yo era la única que trabajaba, así que el carro fue mío. Así tuve mi primera responsabilidad económica y descubrí que muchas veces el poder no está en la cantidad de dinero sino en el buen uso y administración que haces de él.

A los 19 años, mientras estudiaba 2do año de mi carrera de Ingeniería Industrial, nuevamente con ayuda de mi madre, hice mi primera inversión inmobiliaria. Compré un apartamento que renté por 7 años, cubriendo completamente el costo, y luego vendí con una ganancia de más del 45%.

Desde entonces he seguido invirtiendo y empecé a interesarme más y más en aprender a administrar eficientemente mi dinero. Trataba de aprender lo más que podía, asistiendo a seminarios, capacitaciones y leyendo libros.

Recuerdo que el primer libro que leí fue “Padre Rico, Padre Pobre” de Robert Kiyosaki, y cambio totalmente mi visión. Una de las frases del libro que más me impacto fue esta: “La razón principal de que la gente luche financieramente es porque ha pasado años en la escuela, pero no ha aprendido nada sobre el dinero. El resultado es que esta gente aprende a trabajar por dinero … pero nunca a que el dinero trabaje por ellos”.

Incluso estudié un Master en Banca y Finanzas. Hasta que un día me animé a dar un paso más y comencé a asesorar en mi tiempo libre a amistades en el tema. Ellos empezaron a referirme a otras personas y pronto empezaron a preguntarme por qué no me dedicaba a eso tiempo completo.

Siempre había soñado con tener mi propia empresa, dedicándome a algo que realmente me gustara y pudiese ayudar a otras personas.

Luego de 7 años en puestos gerenciales e inversiones en bienes raíces en Panamá, al nacer mi hijo, salí del mundo laboral para quedarme con él su primer añito. Y ese tiempo me ayudó a decidirme que era mi momento de emprender porque no quería regresar a ese estilo de vida de oficina. Para mí era importante estar presente en la crianza de mi hijo y ese fue el detonante que me dijo ¡ahora es tu momento, ¡hazlo!

Los conocidos empezaron a traer referidos, ellos a otros, y así de a poco y sin darme cuenta ya tenía mi propia empresa y estaba trabajando con otros emprendedores, para que ellos también pudieran sacarle el máximo rendimiento a sus ingresos y finanzas.

Hoy no puedo estar más feliz de la decisión tomada y de trabajar con emprendedores apasionados y comprometidos que quieren lograr cosas grandes con sus negocios. ¡Que quieren llegar lejos, crecer y tener una mejor calidad de vida!

Luego de 7 años en puestos gerenciales e inversiones en bienes raíces en Panamá, al nacer mi hijo, salí del mundo laboral para quedarme con él su primer añito. Y ese tiempo me ayudó a decidirme que era mi momento de emprender porque no quería regresar a ese estilo de vida de oficina. Para mí era importante estar presente en la crianza de mi hijo y ese fue el detonante que me dijo ¡ahora es tu momento, ¡hazlo!

Los conocidos empezaron a traer referidos, ellos a otros, y así de a poco y sin darme cuenta ya tenía mi propia empresa y estaba trabajando con otros emprendedores, para que ellos también pudieran sacarle el máximo rendimiento a sus ingresos y finanzas.

Hoy no puedo estar más feliz de la decisión tomada y de trabajar con emprendedores apasionados y comprometidos que quieren lograr cosas grandes con sus negocios. ¡Que quieren llegar lejos, crecer y tener una mejor calidad de vida!

Colaboro con emprendedores que están cansados de trabajar y trabajar sin ver los resultados en sus finanzas y listos para hacer los cambios necesarios para llevar su emprendimiento a otro nivel.

Si eres uno de ellos, ¡me encantaría que trabajemos juntos! Conoce mis servicios

Si quieres saber un poco más sobre mí, te cuento algunas de las cosas que más me gustan:

  1. Disfruto ayudar a otras personas cumplir sus sueños, aportar y ser agente de cambio en la vida de otros me trae muchísima gratificación.
  2. ¡Me encantan los dulces! Jamás me empalago, es súper raro. Mi favorito es el chocolate.
  3. Disfruto muchísimo una buena copa de vino.
  4. Abrazar y besar a mi hijo, ¡Se crecen tán rápido!
  5. Que me hagan masajes en los pies.
  6. Me encanta viajar.
  7. Me fascinan los libros de finanzas.
  8. Me gusta ir al cine con mi esposo, poder pasar tiempo juntos.
  9. Me gusta que mi casa siempre este limpia y ordenada.
  10. Soy una fan del Karaoke, es una buena terapia para relajarse ¡Te la recomiendo!

¿Buscas el punto de partida para mejorar tus finanzas?

¡DESCARGA LA GUÍA GRATUITA!

5 Pasos para crear tu presupuesto

¡Gracias! Accede al material haciendo click aquí.
Descargar

Pin It on Pinterest